PR23 concluye con una ambiciosa declaración ministerial y un Plan de Acción Regional actualizado

Source(s): United Nations Office for Disaster Risk Reduction – Regional Office for the Americas and the Caribbean Uruguay - government
Closing ceremony RP23
UNDRR

Con tres días de discusiones y debates intensos sobre las mejores formas de fortalecer y financiar una reducción del riesgo de desastres inclusiva y una mayor resiliencia, los anfitriones de la VIII Plataforma Regional para la Reducción del Riesgo de Desastres en las Américas y el Caribe (PR23) consideraron el evento un éxito.

Más de 1.000 personas asistieron al primer foro presencial de la PR desde el comienzo de la pandemia de COVID-19 —que se llevó a cabo en Punta del Este (Uruguay)— y que 2.000 más siguieron el evento de forma virtual.

“En los últimos tres días, conseguimos nuestros objetivos”, expresó Mami Mizutori, Representante Especial del Secretario General de las Naciones Unidas para la Reducción del Riesgo de Desastres. “Fortalecimos la integración horizontal, promovimos la colaboración, fomentamos el intercambio de conocimientos y consolidamos asociaciones y alianzas entre los sectores público y privado”.

A lo largo del evento, funcionarios gubernamentales de los ámbitos local y federal, representantes del sector privado, organizaciones no gubernamentales, académicos, investigadores y otras partes interesadas analizaron el papel de la ciencia y la tecnología en la reducción del riesgo de desastres, la gobernanza del riesgo de carácter multisectorial y una financiación sostenible, así como formas en que la región puede desarrollar infraestructuras resilientes.

“Nuestra región se ve sacudida por desastres en el marco de riesgos cambiantes y de una realidad cada vez más común de riesgo compuesto”, comentó el Primer Ministro de Guyana, Mark Phillips. “En este contexto, ahora debemos reafirmar nuestro compromiso colectivo con la reducción del riesgo de desastres, con el Marco de Sendai y con sus metas con miras a un desarrollo sostenible”.  

El evento concluyó con la publicación por parte de los funcionarios de un Plan de Acción Regional actualizado para la implementación del Marco de Sendai 2015-2030 en las Américas y el Caribe, así como de una declaración ministerial conjunta.

El nuevo Plan de Acción Regional consensuado es un reflejo de lo que se habló en diversos paneles de debate y sesiones plenarias sobre la naturaleza integral de la reducción del riesgo de desastres y la recuperación, algo que lamentablemente quedó de manifiesto en toda la región con los devastadores efectos de la pandemia de COVID-19 sobre la vida de las personas y sus medios de vida.

Según un informe de 2021 de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe y la Organización Panamericana de la Salud, la región registró el 20% de los casos de COVID-19 y el 30% de las muertes a causa de este virus a nivel mundial, pese a representar menos del 9% de la población del planeta.

Las modificaciones del plan tuvieron esto en cuenta: los funcionarios reformularon el texto para que se reconocieran los nexos complejos del riesgo de desastres con los sistemas ambientales, humanos, económicos y sociales. 

El Plan de Acción Regional actualizado también establece un plazo de dos años para alcanzar prioridades de distinta índole relativas al entendimiento del riesgo de desastres, a fortalecer la gobernanza del riesgo de desastres a través de alianzas de los sectores público y privado y a invertir en soluciones tecnológicas y científicas para la recuperación y la resiliencia ante el riesgo de desastres.

Algunos de los cambios más significativos del documento implican invertir en resiliencia y recuperación, ya que el nuevo plan resuelve que los países deben trabajar en reforzar la cooperación con empresas aseguradoras y aumentar el financiamiento para la adaptación al cambio climático.

“Creo que hemos logrado un entendimiento genuino y común”, comentó Phillips. “Es esencial usar en mayor medida la ciencia y la tecnología para la reducción del riesgo de desastres. También debemos reconocer que nuestras experiencias colectivas, buenas prácticas, recursos y competencias nos presentan una oportunidad única de reducir el riesgo combinado y promover el desarrollo de nuestra región”.

“Debemos aprovechar estas fortalezas colectivas, en consonancia con la meta G y las demás metas del Marco de Sendai, para mejorar la cooperación y para impulsar y complementar las acciones nacionales”, agregó. “También hay que priorizar la reducción del riesgo de desastres como política nacional e integrar la gestión del riesgo de desastres en todos los aspectos de las iniciativas de desarrollo de cada país”.

Los representantes de los 31 Estados miembros publicaron, junto con el Plan de Acción Regional, una declaración ministerial conjunta donde se destaca la importancia de la reducción del riesgo de desastres para un desarrollo sostenible y para la adaptación al cambio climático.

La declaración remarcó la necesidad de integrar perspectivas de género, interseccionales e interculturales, de afianzar la colaboración entre los servicios meteorológicos e hidrológicos y las oficinas de gestión del riesgo de desastres, y de atender las crecientes amenazas derivadas de amenazas naturales y causadas por el ser humano, especialmente en zonas vulnerables.

Los ministros subrayaron la necesidad de un mayor acceso a recursos financieros y de inversiones en la reducción del riesgo de desastres, para pasar de la respuesta y la recuperación a la prevención y la mitigación. También señalaron el papel de las ciudades y los gobiernos locales en la implementación de medidas socialmente inclusivas.

Asimismo, la declaración puso de relieve la importancia del análisis del riesgo con fundamento científico, de las infraestructuras resilientes y de la inclusión de grupos marginados en las medidas de reducción del riesgo de desastres.

“Nuestros países han dado grandes pasos para lograr las metas del Marco de Sendai 2015-2030”, dijo el Primer Ministro de Granada, Dikon Mitchell. “Gobiernos y organizaciones han hecho grandes inversiones en recursos humanos, sistemas de alerta temprana, respuesta, educación e infraestructura. Sin embargo, las amenazas siguen afectando a nuestros países, y provocan daños y pérdidas considerables a las personas y a las economías”.

Ahora, queda en manos de quienes participaron de la PR23 volver a casa y comenzar a implementar algunas de estas recomendaciones, en el periodo previo a la revisión mundial de medio término del Marco de Sendai para la Reducción del Riesgo de Desastres, que tendrá lugar en mayo en Nueva York.

“Una reflexión popular señala que las metas que te propones definen de qué eres capaz”, sostuvo Mizutori. “Nos hemos puesto metas con respecto al abandono y el desarrollo sostenible, la igualdad ambiental, la vulnerabilidad y los mecanismos de gobernanza. Un paso de gigante en lo que respecta a los esfuerzos para construir un mejor futuro para todos”.

Explore further

País y región Americas
Share this

Also featured on

Is this page useful?

Yes No
Report an issue on this page

Thank you. If you have 2 minutes, we would benefit from additional feedback (link opens in a new window).